Nuevos criterios para la acreditación de programas regulares de pedagogía: ¿cuánto cambia el criterio 10?

Lizardo Barrera, decano

 

Desde hace un par de semanas están disponibles para consulta pública los nuevos criterios propuestos por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) para la acreditación de las carreras de Pedagogía. Se espera que una vez que se recojan las observaciones de la comunidad académica, la Comisión levante el documento definitivo, que se pondrá en marcha durante el año 2018.

En el proceso de análisis del nuevo documento, hoy nos preguntaremos respecto de ¿cuánto cambia el criterio 10?, referido a creación e investigación por el cuerpo docente.

Como sabemos, este criterio busca evidenciar cómo la unidad que imparte una carrera gestiona a su equipo de profesores, y a través de diversos mecanismos e instrumentos, se generan diversas manifestaciones de “trabajo académico”, que enriquecen el proceso de enseñanza-aprendizaje y, a la vez, se hace consistente con la misión y visión institucional.

Los “trabajos académicos” considerados por los actuales criterios de evaluación para la acreditación de carreras profesionales, carreras profesionales con licenciatura y programas de licenciatura -vigentes hoy y por los cuales se acreditan las carreras de pedagogía- pueden corresponder a:

  • Elaboración de materiales de enseñanza en las disciplinas propias de la carrera o programa.
  • Aplicaciones que desarrollan nuevas tecnologías, procesos, herramientas y usos, explorando nuevos métodos de trabajo que tengan por objeto impactar la docencia en la disciplina respectiva.

Aun cuando se mencionan -explícitamente- solo estas dos categorías, también pueden ser evidenciados en los procesos de autoevaluación modalidades adicionales -de acuerdo a la naturaleza, disciplina o ámbito profesional a la cual pertenezca la carrera- como, por ejemplo: investigación básica y publicaciones de libros, entre otros, siempre que corresponda a trabajos académicos con impacto en docencia de pregrado.

Los nuevos criterios de evaluación específicos para acreditar carreras de pedagogía, agregan dos nuevas categorías a los “trabajos académicos”:

  • Estudios sobre la propia docencia que profundicen la comprensión del proceso de formación y orientan posibles mejoras a la práctica.
  • Investigaciones con diversos enfoques metodológicos relacionados al área que enseña.

Aunque pareciera que este es un cambio menor, la nueva propuesta abre espacios para estudiar la “formación de formadores” y entrega la posibilidad a las carreras de pedagogía de investigar los fenómenos que le son propios a su disciplina con nuevas metodologías, como es el caso, de la “ingeniería didáctica” en Pedagogía en Matemática.

Desde la Facultad de Educación de Universidad de Las Américas, estamos comprometidos con que cada una de las comunidades de sus carreras y programas de formación, avancen hacia el desarrollo de una “investigación acción”, de carácter situado y pertinente. Hoy nuestra idea es investigar en la escuela, para la escuela y con la escuela.

Nuestro plan de Desarrollo Estratégico de Facultad, ha definido como uno sus propósitos “Fortalecer la actividad investigativa a través del desarrollo de líneas de investigación vinculadas a los sellos formativos de la Facultad y a los ámbitos disciplinares y pedagógicos que son propios de las carreras y programas que imparte”. Desde esta posición esperamos seguir avanzando en promover, incentivar, gestionar y verificar que nuestro cuerpo académico genere, publique y exponga trabajos y estudios conducentes a mejorar la docencia en la consecución de los perfiles de egreso declarados. Asimismo, a desarrollar “materiales educativos” que contribuyan a la enseñanza de nuestras carreras y a mantener vínculos académicos con organismos, dedicados a la investigación formativa, con énfasis en el mejoramiento de la docencia.