Responsabilidad Social Universitaria en la Escuela de Educación Diferencial

Desde el año 2014, la Escuela de Educación Diferencial de la Facultad de Educación, fruto de su tercer proceso de autoevaluación, decidió avanzar en Responsabilidad Social Universitaria (RSU), levantando un proyecto de investigación acción, para incorporar la Metodología de Aprendizaje de Servicio en la Línea Curricular de los Trastornos Específicos del Lenguaje (TEL) de la Formación Inicial Docente (FID) en la especialidad.

De ese modo, reconociendo asignaturas clave de ciclo profesional, como Evaluación de los Trastornos del Lenguaje y del Habla, e Intervención en los Trastornos Específicos del Lenguaje, promovió el aporte de estudiantes destacados/as en la labor de organismos gubernamentales de protección a la infancia. Fue así como se implementó de manera gradual a nivel nacional, comenzando por la Sede Santiago, un dedicado trabajo con Casa Nacional del Niño, del Servicio Nacional de Menores (Sename), en la estimulación del lenguaje y prevención de alteraciones en niños y niñas institucionalizados.

Hacia el año 2015, el proyecto sumó a los estudiantes de la carrera de Educación Diferencial con mención en los Trastornos Específicos del Lenguaje e Inclusión Educativa de la Sede de Viña del Mar, quienes comenzaron a asistir al Centro Educativo Cultural para la Infancia (CECI), de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji). Finalmente, en el año 2016, forman parte de esta iniciativa los estudiantes de pregrado de la Sede de Concepción, con el Centro de Salud Familiar (Cesfam) Santa Sabina.

Desde la Dirección de Escuela de Educación Diferencial, se reconoce como un acierto el hoy denominado Proyecto de Acción Comunitaria de la Escuela de Educación Diferencial, dado que encarna los valores institucionales de Universidad de Las Américas, en una apuesta efectiva de Vinculación con el Medio que destaca por su originalidad, al integrar diversos elementos en su ejecución. Uno de ellos, es la participación de egresados destacadas en el rol de “monitores”, quienes asumen el desafío de otorgar acompañamiento y guía a los estudiantes de ciclo profesional en las diferentes entidades con las cuales se colabora, retroalimentando a nuestro equipo de docentes de planta de la especialidad, respecto a la evolución de las actividades programadas en base al esquema de trabajo aportado desde Dirección de Escuela.

Otro aspecto distintivo, es la modalidad de “concurso” que se abre a los estudiantes de VI y VII semestres para ser parte del proyecto, mecanismo de selección que valora no solo antecedentes académicos. Es primordial el análisis de las motivaciones de los postulantes, el sentido de responsabilidad y compromiso social.

Esta experiencia, hoy sistematizada y prontamente difundida, constituye la base para ampliar la experiencia de trabajo en el Plan de Estudios con la Metodología de Aprendizaje de Servicio hacia otras asignaturas de la Línea Curricular de Inclusión Educativa, como lo es Diseño de Proyectos Educativos y Sociales para la Atención de la Diversidad, en concordancia con las demandas de establecimientos educacionales con Programas de Integración Escolar -que son centros de práctica de la Facultad de Educación- en su progreso hacia la educación inclusiva. Así también, la asignatura Evaluación e Intervención de la Lectoescritura para la Atención de la Diversidad, brinda la posibilidad de promover la enseñanza de nuestra lengua materna a extranjeros inmigrantes en situación de vulnerabilidad social. Esta dimensión es identificada como un nuevo reto para la Escuela de Educación Diferencial, que apuesta por promover la inclusión social, relevando la interculturalidad como una oportunidad de crecimiento para Chile.

 

Camila Marchant

Directora de Educación Diferencial