Ley 20.903: el nuevo escenario para la formación inicial docente

La Ley 20.903, que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente (SDPD), tiene como objetivo dignificar la docencia, apoyar su ejercicio y aumentar su valoración para las nuevas generaciones, comprendiendo la misión decisiva que cumple esta profesión en la sociedad. La ley fue promulgada el 4 de marzo de 2016 por la Presidenta de la República y publicada en el Diario Oficial el 1 de abril de este mismo año.

La implementación de la ley está prevista que ocurra entre los años 2016 y 2025, lo que significará una de las inversiones más altas de la Reforma Educacional, toda vez que mejora sustantivamente las condiciones para el ejercicio docente, a través de una nueva escala de remuneraciones acorde a distintos niveles de desarrollo profesional y del aumento de horas no lectivas. Asimismo, crea nuevos derechos para educadoras y docentes: al acompañamiento en los primeros años de ejercicio y a la formación continua, ambos garantizados por el Estado.

Uno de los principales aspectos que aborda el SDPD es el de garantizar la formación de calidad de los futuros profesores. En este contexto las nuevas exigencias y compromisos para las instituciones formadoras son:

  1. Por primera vez se establecen requisitos de ingreso a las carreras de pedagogía: a partir del año 2017, se establecen exigencias para ingresar a estudiar carreras de pedagogía, las cuales se elevarán gradualmente hasta el año 2023.
  2. Acreditación obligatoria: la acreditación de las carreras de pedagogía será obligatoria y será realizada por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) en base a criterios de calidad.
  3. Calidad en la Formación Inicial: para obtener su acreditación, las carreras de pedagogía deberán cumplir con condiciones de infraestructura, cuerpo académico, programas de mejora, y convenios de vinculación y prácticas en establecimientos educacionales, entre otros aspectos.
  4. Evaluaciones para observar la calidad de la formación que reciben los futuros profesores: se establecerán dos evaluaciones diagnósticas durante los estudios de pedagogía. Una al inicio, aplicada por las propias universidades con el fin de conocer las necesidades de nivelación y acompañamiento de sus estudiantes. Una segunda evaluación, aplicada por el Mineduc un año antes del egreso, para conocer sobre la formación recibida.